loader image
logo-nova
Higado graso

Hígado graso y su alimentación

Hígado graso y su alimentación

El hígado graso es una condición que se caracteriza por acumulación de grasa en el hígado, que está relacionada con una mala alimentación, obesidad y hábitos alcohólicos. Generalmente no ocasiona síntomas, por lo que se diagnostica al realizar exámenes de laboratorio que incluye pruebas de funcionalismo hepático y se confirma al realizar una ecografía abdominal donde se evidencian alteraciones en el hígado.

¿Qué hacer en caso de Hígado graso?

Lo primero que debes hacer es realizar cambios en tu alimentación, comer de forma equilibrada,  incluye alimentos ricos en fibras y bajos en grasas, ya  que  de esta manera el hígado comenzará a funcionar mejor.

Debes evitar comer quesos muy grasosos como el amarillo, carnes rojas, alimentos fritos y productos industrializados en general como mayonesas, mantequillas, embutidos como salchichas, jamón, además los que contienen grasas trans como margarinas, galletas.

También debes evitar el consumo de azúcares sencillos como la sacarosa y los productos que la contienen como son las gaseosas, jugos envasados, productos de pastelería, ya que éstos producen un aumento de glucosa en sangre que puede generar un aumento de grasa en hígado.

También se debe reducir el consumo de grasas buenas como la del aguacate, frutos secos y aceite de oliva esto mientras se reduce el exceso de grasa en el hígado, ya que se trata de minimizar el consumo total de grasas en la dieta.

Debes eliminar por completo el consumo de bebidas alcohólicas si está dentro de tus hábitos.

Higado graso

¿Qué puedes comer?

Puedes comer frutas y vegetales, como manzana, peras, manzanas, kiwi, piña, limón, naranjas, acelgas, espárragos, zanahorias, espinacas, calabacín, remolacha, papas, berenjena, cebolla, tomate.

Las grasas que puedes comer son las del pescado como salmón, sardinas, atún, por su contenido de Omega 3.

Los carbohidratos a consumir deben contener abundante fibra como la avena, arroz y pasta integral, legumbres como lentejas, arvejas, garbanzos.

Realiza una actividad física a diario.

Si realizas estos cambios en tus hábitos ayudarás a que el hígado se recupere rápidamente y se reestablezca su funcionamiento.  

Si te interesa aprender sobre la alimentación, la nutrición, los buenos hábitos alimenticios, en Nova Natura Club tenemos un blog donde redactamos semanalmente artículos sobre como mejorar tu estilo de vida a través de la alimentación, sus nutrientes y la actividad física. Ingresa a nuestro blog haciendo clic aquí. 

Doctora Liliana Pernía,
Médico Nutriólogo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra