logo-nova

METAS Y DISCRECIÓN SIEMPRE DE LA MANO

Según Derek Sivers, que es un emprendedor que estudia el comportamiento humano. Ha señalado que hablar sobre tus metas hace que no se cumplan y  basa esa afirmación en varios estudios de Kurt Lewin (1926), Wera Mahler (1933) y ciertas obras de Peter M. Gollwitzer (1982 y 2009).

Según estos estudios, el cerebro no siempre acierta a diferenciar entre la realidad y la ficción. Por ello, por ejemplo, podemos llorar viendo una película sabiendo que lo que sucede en ella no es real. Pues bien, debido a ese sesgo, el cerebro suele confundir decir con hacer.

“La gente con metas triunfan porque saben a dónde van.”

Esto ocurre cuando ese decir es muy enfático o prolongado. Una meta es un deseo visualizado, pero no alcanzado aún. Al hablar mucho sobre esa meta, se crea una especie de ilusión. Se produce una especie de anticipación del disfrute del refuerzo que rebajaría su valor.

Según los estudios citados, esto solo ocurre si se habla de las metas con otros. Puedes pensar sobre ellas, escribirlas en un papel, darles vueltas o hacer lo que quieras, siempre que no las compartas con otros.

Esto se debe a que al hablar sobre tus metas en voz alta normalmente se produce una retroalimentación -si la meta es valorada como positiva, la persona suele recibir un reconocimiento por el hecho de proponérsela-.

Así, la meta puede llegar a ser tratada como un hecho en vez de como una proyección de futuro. De este modo, se genera toda una gama de sensaciones frente a dicha meta, que terminan “desgastando”, el deseo de lograrla. No hables sobre tus metas Se dice popularmente que es mejor hablar con hechos.

Esto es totalmente cierto. Si hablamos menos y hacemos más, probablemente vamos a cuidar mejor de nuestra motivación. Impediremos que el cerebro caiga en su propia trampa.

En particular, Derek Sivers recomienda,  si vas a hablar sobre tus metas, hazlo con comentarios generales y definiciones vagas.

No menciones nada en concreto hasta que no lo hayas conseguido efectivamente. Si no aguantas el deseo de hablar acerca de una meta o de un proyecto, expresa tus ideas de modo que se haga evidente el hecho de que se trata de algo no logrado.

                                                                                                                                                 

    ANDREA FAULKNER
PSICOLOGO CLINICO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra