loader image
logo-nova

Vigorexia:

La vigorexia es un trastorno psicológico que puede afectar los hábitos alimenticios de una persona. Esto ocurre debido a que el paciente se obsesiona con su figura y desarrolla un deseo enfermizo de ganar masa muscular y perder grasa. Esta enfermedad también es conocida como dismorfia muscular, en donde el paciente distorsiona su imagen corporal, es decir, se ve a sí mismo como una persona con pocos músculos y débil. Como consecuencia, el vigoréxico se obsesiona con su dieta e invierte muchas horas en realizar actividades físicas. La vigorexia afecta en su mayoría a hombres jóvenes (18 a 40 años).

¿cuáles son sus consecuencias?

De esta manera, las personas que sufren de este trastorno siguen dietas ricas en proteínas y carbohidratos, evitando estrictamente el consumo de grasas, con el propósito de aumentar su masa muscular. Además, los vigoréxicos tienen mayor riesgo de abusar de sustancias como esteroides y hormonas. La vigorexia puede convertirse en un cuadro obsesivo compulsivo que produce que el paciente tenga pensamientos negativos sobre su imagen física, lo que puede resultar en el abandono de vida social, sus actividades cotidianas y su trabajo para pasar más tiempo en el gimnasio.

Algunas características de pacientes que padecen vigorexia:

  • Se pesan varias veces al día.
  • Se miran en el espejo frecuentemente y no se sienten cómodos con su aspecto.
  • Tienen baja autoestima.
  • Pueden ser personas que sufrieron de acoso por su aspecto físico durante su infancia y adolescencia.
  • Personas que tienen personalidad obsesiva. La vigorexia se relaciona estrechamente con el trastorno obsesivo compulsivo.

Consecuencias:

  • Lesiones:

Debido a su obsesión con su aspecto físico, el paciente puede elaborar un programa de entrenamiento intenso, concentrándose en el levantamiento de pesas, ya que estos ejercicios aumentan la masa muscular. Como resultado, el exceso de actividad física puede producir efectos negativos en los músculos, tendones, articulaciones y huesos como esguinces, fracturas o desgarros.

  • Alimentación desbalanceada y efectos negativos al organismo:

Los vigoréxicos suelen preocuparse mucho por su dieta, debido a que buscan agilizar el proceso de eliminación de grasas y, así, obtener un cuerpo escultural. Por lo tanto, su alimentación se basa en el consumo de proteínas y carbohidratos, dejando de lado las grasas saludables, lo que puede ocasionar trastornos metabólicos. 

  • Uso de sustancias como hormonas y esteroides:

Muchas veces, los pacientes pueden consumir hormonas o esteroides que estimulen el desarrollo muscular. Dichas sustancias no aportan ningún beneficio al organismo, al contrario, puede causar efectos negativos y alteraciones en el organismo.

  • Consecuencias negativas para la salud mental:

Frecuentemente, el paciente preferirá realizar actividades físicas en lugar de realizar actividades cotidianas. De igual manera, evitará situaciones sociales para no alterar su dieta estricta. Como resultado, puede llegar a abandonar el trabajo y sus relaciones personales.

De manera que si padeces o conoces a alguien que sufra esta enfermedad, recomendamos lo siguiente: primero, consulta un psicólogo o terapeuta que pueda ayudar a crear estrategias para evitar los pensamientos negativos y que estos se conviertan en una obsesión. Segundo, si se planea realizar un programa de entrenamiento, procura ser supervisado por un profesional que recomiende ejercicios adecuados para el nivel físico del paciente. Por último, consulta un especialista en nutrición que diseñe una dieta adecuada y controle el peso del paciente.


https://www.novanaturaclub.com/
https://www.youtube.com/channel/UCylnEYK-4WXpa8iguVIpgZw

Dra. Liliana Pernía,
Médico Nutrólogo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra