logo-nova

Hipotiroidismo y alimentación:

El hipotiroidismo es una enfermedad a nivel de la glándula tiroides, caracterizada por la disminución en la producción de hormonas tiroideas, que trae como consecuencia la disminución de su funcionamiento ocasionando un enlentecimiento del metabolismo.

Dentro de las alteraciones  a la salud que ocasiona están la fatiga, caída del cabello, estreñimiento, piel seca, mayor sensibilidad al frío y aumento de peso entre otros.

Una vez que se diagnostica la enfermedad y se indica el tratamiento adecuado, comienzan a mejorar los signos y síntomas.

La dieta en pacientes con hipotiroidismo ha sido un tema de mucha controversia,  ya que no se ha demostrado que dejar de comer ciertos alimentos puede mejorar la función de la glándula tiroides.

Lo que  si se ha demostrado es que se debe consumir con la dieta la cantidad de yodo necesaria para el buen funcionamiento de la tiroides. Esto se logra con el consumo de sal yodada en la preparación de los alimentos, de esta forma se garantiza cubrir los requerimientos diarios de yodo.

 Es necesario realizar  una dieta balanceada, variada para no tener que consumir suplementos de yodo, que incluya frutas y vegetales, ya que estos además de mantener un buen funcionamiento del organismo favorecen la pérdida de peso.

 Se debe realizar una dieta variada tomando en cuenta ciertas recomendaciones generales:

  • Se deben comer alimentos ricos en yodo, como son los vegetales,  según los suelos donde son cultivados tendrán mayor cantidad de este mineral.
  • Los pescados y mariscos son una excelente fuente  de yodo, (evitar consumo de algas por su alto contenido en yodo).
  • Consumir sal yodada para preparar los alimentos (evitar la sal marina por tener menos cantidad de yodo).
  • Comer alimentos ricos en zinc como carnes rojas, mariscos, germen de trigo  y frutos secos.
  • Alimentos  con un alto contenido en hierro como las carnes y pescados.
  • Vitamina A en forma de carotenos presente en vegetales de color verde (acelgas, espinacas) color rojo como tomate y naranja como calabaza y melón.

Alimentos que pueden producir alteración en el funcionamiento de la glándula tiroides:

  • Los crucíferos: Col, coles de brucelas, brócoli, repollo, coliflor, nabo, semillas de mostaza, yuca (cruda),  zanahoria, rábanos y espinacas. Al cocinarlos desaparecen las sustancias perjudiciales, por lo tanto no se debe evitar su consumo, lo importante es consumirlos cocidos.
  • Los frutos secos preferiblemente consumirlos tostados.

Evitar:

  • soja y productos elaborados a  base de soja porque aumentan la excreción  fecal de tiroxina (hormona tiroidea).
  • comer ensaladas crudas con coles y rábanos.
  • tomar los caldos o sopas que lleven en su preparación alimentos que alteren el funcionamiento de la tiroides.

Es recomendable realizar una alimentación variada y equilibrada, en caso de sobrepeso lo ideal es consultar con un especialista para que indique un plan de alimentación ajustado a las necesidades del paciente.

https://www.novanaturaclub.com/blog/
https://www.youtube.com/watch?v=29XoKJGUEeM

                                                                                              Dra. Liliana Pernía
          Médico Nutrólogo.

                                                                                     

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra